El producto mínimo viable se basa en la metología Lean Startup y es una fórmula muy buena de testear tu servicio de fitness y salud antes de sacarlo al mercado o antes de poner en marcha tu nuevo negocio o emprendimiento de fitness y salud.

Básicamente se basa en no desarrollar el producto o servicio hasta que lo pongas en el mercado, esto es, lo vendas antes de que te pongas a establecerlo o hacerlo.

Imagínate que tienes un negocio de yoga y meditación online, y quieres lanzar un curso paquetizado llamado “Curso básico de yoga para deportistas de running”. Para empezar como verás en el propio título yo ya he puesto el Buyer Persona directamente en el título, siendo deportistas de running (aunque para elegir y establecer el Buyer Persona primero hay que hacer un análisis de mercado y ver con qué tipo de personas tú estarías más a gusto trabajando y podrían pagar por el curso por el precio que tú quieres ponerlo).

Bien, para desarrollar todo el curso podrías estar unos 3-4 meses con ello, entre establecer los contenidos, grabar las clases, subir el curso a alguna plataforma o a tu página web, establecer un sistema por el cual entregas el curso (plataforma web con área de miembros con usuario y contraseña, o email marketing automatizado de entrega de cada vídeo y ejercicios, establecer dónde alojar cada vídeo, etc.). Por ese motivo, es mejor testear con el mercado si tu curso se vendería antes de perder tanto tiempo desarrollando un curso de yoga que luego puede que no se venda, ¿no te parece?

Se trata de comprobar tu hipótesis de curso o servicio antes de hacerlo y así tener un feedback del mercado para acabar de afinarlo y tenerlo mejor.
El producto mínimo viable en marketing es el servicio o producto mínimo que puedes lanzar al mercado (habiendo desarrollado muy poco, como un guión de lo que contiene o contendría) para hacer su lanzamiento entre los suscriptores que tengas establecidos o haciendo prospección comercial entre tus Buyer Personas. De esta forma, si consigues clientes que además pagan el precio que has establecido, tendrás garantizada su viabilidad y penetración en el mercado.

Mucha gente trata de vender cursos online pero antes haciéndolos y tarda meses para prepararse y desarrollar el curso de yoga, nutrición, fitness y salud (inversión de esfuerzo, ilusión, tiempo y conocimientos).

Además, invierten muchísimo dinero entre el desarrollo del curso, diseño gráfico de la imagen corporativa del mismo las imágenes de cada vídeo y apartado del curso, diseñar y establecer la plataforma o página web y sistema de email marketing, lanzar el curso con Facebook e Instagram Ads o Google Adwords, etc. para que luego no tengan los resultados esperados.

Imagínate haber invertido tanta ilusión, tiempo y dinero en algo que luego no se vende, no tiene cabida en el mercado o entre los Buyer Persona que has establecido. Te sentirás frustrado o frustrada, con pena y habrás gastado miles de euros en vano.

Para que eso no pase, los pasos a seguir serían:

  • Desarrollar un pequeño guión del curso (lo que contendrá)
  • Definir el Buyer Persona ideal para ese curso (estableciendo sus necesidades, los problemas que cubre, etc.). En este caso concreto del curso de yoga online para deportistas, por ejemplo, los problemas que resuelves son por ejemplo: aprender a relajarse antes de cada prueba deportiva mediante la meditación y a verse ganadores visualizar sus metas, desarrollar la concentración y el estar presente, ganar en flexibilidad y fuerza en algunos casos, etc.
  • Desarrollar la oferta: contenido y precio por el cual crees que se puede vender y te permite vivir mejor (mejor pocos clientes y precio alto que tener que captar muchos clientes para que cada mes no te suponga un esfuerzo altísimo de dinero en Facebook Ads, anuncios o marketing digital y puedas ir tirando con la prospección digital en un inicio).
  • Presentar o lanzar entre los suscriptores o se hace un lanzamiento con prospección comercial digital para ver si lo comprarían.
  • Si quieres incluso puedes decir que es una “preventa” de forma que obtienen un descuento por ser un “prelanzamiento” del curso. Eso sí, luego ten claro que deberás subir su precio.
  • Una fórmula que funciona muy bien es la de escasez y tiempo limitado. Si en la preventa indicas que solamente por un tiempo limitado (y pones un contador que va bajando el tiempo) y que solo tienes X plazas, darás sensación de que es algo exclusivo (pocas plazas) y que la decisión tiene que tomarla rápido o perderá el tren y no volverá a tener ese precio de descuento en el futuro. Esto funciona muy bien siempre en acciones de marketing.
  • Una vez que tengas un mínimo de clientes, desarrollas el curso mínimo que puedas entregar, lo que se llama producto mínimo viable (MVP).
  • Una vez que vas entregando el curso mínimo viable que has diseñado (sin tirarte meses desarrollándolo), vas mejorándolo con las opiniones de tus clientes y lo que te van trasladando ellos mismos. De esta manera, se convierte en un curso vivo y tus clientes se sienten apoyados, escuchados y consigues fidelizarlos aún más. Ellos sienten que sus opiniones se escuchan y dan frutos y además se mejora el curso, todos ganáis.

>>>>>Ésta es una de las cosas que enseño en mi mentoría Inbound Fit con la cual te guío paso a paso bien para emprender en yoga, nutrición, fitness y salud o bien para digitalizar tu proyecto o negocio o incluso para lanzar un nuevo servicio de fitness y salud.

Ver la mentoría Inbound Fit

 

¿Te ha gustado y te ha aportado este artículo?

Entonces compártelo en tus redes sociales y házmelo saber en comentarios.